jueves, 16 de febrero de 2012

Una falsa impresión

The Notebook es una célebre novela romántica que va dirigida a un público sensible y enamoradizo, como suele ser el adolescente. Narra a modo de flashback la historia de Noah y Allie, dos jóvenes adolescentes que viven un romance idílico en el pequeño pueblo norteamericano donde él reside y ella veranea. Noah es un muchacho de origen humilde, un tipo pueblerino. Allie, una pija, una chica de buena familia. Son muy felices juntos, pero al acabar el verano su relación termina abruptamente, porque los padres de ella, burgueses y clasistas, alarmados por el cariz intenso que está tomando la relación de su hija con una persona sin recursos económicos ni posición social, deciden separarlos, llegando incluso la madre al extremo de ocultar las cartas que Noah, posteriormente a su separación, le envía a su hija. A pesar de esto, catorce años después, Allie y Noah se reencuentran y vuelve a surgir el amor entre ellos, aun estando Allie prometida con un exitoso abogado.

La moraleja que contiene el libro viene a ser que, a la hora de escoger pareja, las personas deberíamos atender exclusivamente a lo que nuestros sentimientos nos dictan, sin considerar la conveniencia social, económica o cualquier otro aspecto que suele tenerse en cuenta en estos casos.

No es mi propósito hacer de este artículo una reseña o crítica literaria. Lo que yo pretendo es exponer ciertas reflexiones que han ido surgiendo en mi mente a medida que avanzaba en la lectura de The Notebook e iba conociendo a sus personajes. Sin embargo, para que cualquier lector pudiese seguir el hilo de mis pensamientos, era necesario que dijese algunas palabras sobre el libro, a modo de reseña. Hecho lo cual, ya puedo entrar a fondo en el verdadero tema de este breve ensayo:

Nicholas Sparks, el autor de la novela, nos presenta a su protagonista, Allie, como una persona moralmente muy superior a su progenitora, simplemente por el hecho de que es capaz de querer a Noah a pesar de que pertenece éste a una clase social muy inferior a la suya. Aunque de forma no explícita pero sí más o menos evidente, Sparks pretende que el lector vea a Allie como una chica encantadora, sencilla, diferente, impulsiva, notable, sensible y con temperamento artístico; y a su madre como una mujer despreciable, cruel, materialista, fría y clasista, atada a las convenciones sociales, e incapaz de superar sus prejuicios y de tolerar la relación de su hija con una persona sin recursos económicos ni posición social. Para Sparks, madre e hija poseen personalidades opuestas.

Lo cual, en mi opinión, no es del todo cierto. En realidad, y cualquier lector perspicaz de la novela se habrá dado cuenta, Allie y su madre son en sustancia iguales, poseen la misma personalidad: son simplemente dos pijas redomadas, nada más. Tratar de establecer una marcada diferencia entre las dos, tratar de distinta manera a los dos personajes, y, sobre todo, tratar de situar a uno por encima del otro en una hipotética escala moral, no me parece ni correcto ni fiel a la realidad (aunque sea literaria). En este artículo solamente voy a tratar de demostrar por qué Allie no posee un espíritu más sensible y elevado que el de su madre, como al parecer creen muchos lectores de The Notebook y como pretende hacernos creer Nicholas Sparks.

Es necesario que mis reflexiones arranquen en Noah, ya que en el hecho de que Allie decida escogerlo como pareja a pesar de su origen humilde y de su insignificancia social, es de donde se deduce, aunque erróneamente, la gran diferencia entre madre e hija. Noah es guapo "a su manera" y sus principales encantos son su sensibilidad de poeta, su naturalidad y la sensualidad brutal que rezuma. A pesar de estas cualidades, Noah constituye en verdad un mal partido para Allie. Es, como digo, de extracción social baja y no posee los suficientes recursos económicos como para satisfacer sus gustos caros ni para sostener su tren de vida.

Sin embargo, como sabemos, el hecho de que Noah sea pobre y no pertenezca a su clase social, para Allie no constituye un defecto, pues no le da valor a esos aspectos de las personas. Sólo percibe sus virtudes; y de ellas se enamora.

Es concretamente esta capacidad para fijarse sólo en lo substancial de los seres humanos, en lo interior y no en lo superficial, lo que, teóricamente, convierte a Allie, a los ojos de Sparks y de una infinidad de lectoras de The Notebook, en un ser moralmente más perfecto que su madre, lo que la diferencia de ella. El hecho de que se enamore de Noah y quiera pasar el resto de su vida con él, supuestamente, pone de manifiesto esta excelente virtud latente en Allie.

Pero en realidad Allie carece de esta capacidad; se trata de una falsa impresión: sólo parece que la posea. Lo que realmente ocurre no es que sea poco o nada materialista, que va. En realidad no le da valor al nivel adquisitivo de las personas ni a su posición social porque ella tiene abundante dinero y una posición social respetable. Si Allie hubiese llevado una vida más dura y no perteneciese a la clase alta, vería las cosas de otra forma: le daría una mayor importancia al nivel adquisitivo y a la clase social, y consideraría las cualidades de Noah secundarias e irrelevantes. No se habría enamorado de él.

Allie no es realmente una chica genial, diferente, distinta de su rancia madre. Es fácil apreciar que realmente no está en contra de las convenciones sociales. Lo único que ocurre es que su vida ha sido una vida regalada, no ha requerido sacrificios. Por ello se siente aburrida y cansada, y el abogado con el que se ha prometido solamente representa la continuidad de su vida fácil y tediosa. Para ella el abogado apenas tiene cualidades; pues lo que le ofrece, riqueza y posición social, ya lo posee, lo ha tenido toda su vida. Noah, en cambio, le resulta exótico; nadie de su entorno social es como él.

Allie es, pues, al igual que su madre, sólo una pija, una burguesa; lo que ocurre es que no es consciente de ello, lo ignora. Como ha sido toda su vida una niña mimada que ha recibido todo lo que ha querido y más, cree que el dinero, la riqueza, los vestiditos y las comodidades surgen de la nada. No le da importancia a la posición social ni al nivel económico porque siempre ha poseído ambas cosas, no porque esté en contra de darles un valor o porque posea un corazón puro y nada materialista o porque su personalidad sea opuesta a la de su madre.

En consencuencia, Nicholas Sparks debería juzgar por igual a la madre y a la hija, pues en el fondo son idénticas. Adorando a Allie y censurando a su madre, Sparks intenta establecer una distinción moral donde no la hay. No tiene sentido preferir a la hija en detrimento de la madre; ni una es tan genial como nos la pinta, ni la otra tan malvada, y realmente pocas cosas las diferencian.

La única diferencia existente entre estos dos personajes literarios, no la encontramos en su naturaleza, en lo que son, si no en su biografía, en lo que han vivido. La madre ha luchado durante años para alcanzar la posición social y económica que ostenta; mientras que, en cambio, su hija Allie ha crecido siempre en la abundancia, rodeada de lujos, y por eso no aprecia lo que tiene, a diferencia de su madre.

Por tanto, siento deciros, jóvenes lectores de The Notebook, que, como vemos, Allie no es nadie especial y notable. Sólo es una mimada, una consentida que se encapricha de algo diferente a lo que hasta entonces ha conocido.

Una última apreciación, todavía no he terminado de leer el libro, ni pienso terminarlo: lo encuentro insoportable.

1 comentario:

  1. Estic d' acord amb moltissimes coses que dius, com ara: "a la hora de escoger pareja, las personas deberíamos atender exclusivamente a lo que nuestros sentimientos nos dictan, sin considerar la conveniencia social, económica o cualquier otro aspecto que suele tenerse en cuenta en estos caso".

    No obstant discrepo en altres, com que mare i filla no són tant diferents. Ni l' una és tant dolenta ni l' altre és tant bona. A mesura que llegeixes el llibre t' adones del per què la mare s' oposa a la relació i hi ha un moment e en què s' adona que ha estat injusta i rectifica. També dius que l' Allie està amb en Noah perquè està aborrida, i si bé és cert que és " pija i mimada" com has dit és perquè l' han educat per ser així. Penso que l' Allie i la mare són diferents, ja que l' Allie no es rendeix fàcilment abans de renunciar el que realment vol: en Noah.
    I una altra cos que no has plantejat, és el tema de la vellesa. De l' enfermetat de l' Allie i com en Noah intenta ajudar-la a recordar, dia rere dia.

    Sigui com sigui, tothom és lliure d' opinar el que sigui, i la reflexió que fas, independentment del que pensi del contingut, és bona i coherent :)

    ResponderEliminar